¿Te atreverías a vivir en un edificio inteligente?

¿Te has preguntado cómo ha cambiado el estilo de vida en la Ciudad de México?

 

Conforme fueron pasando los años, las viviendas estilo californiano o colonial que en los años 30 se pusieron de moda, hoy en día han sido destituidas por grandes proyectos que albergan a más de 1 familia, incluso ya hay algunos edificios inteligentes.

 

En los años 70 cuando comenzó el boom de las inmobiliarias, los departamentos eran de 100 metros cuadrados aproximadamente, tenían grandes estancias y salones. La arquitectura, que aún es posible apreciar en la ciudad, remarca el estilo de vida de esa época.

 

Hoy en día, las inmobiliarias le apuestan mucho al aprovechamiento de espacios y recursos, tener un pequeño balcón o una gran terraza en donde tener algunas plantas, así como grandes ventanales para aprovechar al máximo la luz del día.

 

Sin embargo, la industria inmobiliaria no para y se adapta a las necesidades temporales que piden los cambios tecnológicos y sociales, actualmente, es posible vivir o trabajar en edificios inteligentes que buscan disminuir los impactos al medio ambiente, aprovechar y reciclar al máximo los recursos naturales.

 

Pero, te has preguntado ¿qué es un edificio inteligente y cuáles son sus ventajas?

 

Cómo es un edificio inteligente

 

Para poder comprender cómo funciona un edificio inteligente, es necesario saber que no sólo se le denomina así por los avances tecnológicos que pueda tener, también por su arquitectura sustentable, el diseño de interiores y las estrategias de administración de recursos, entre algunos otros como:

 

  • Sistema de control ambiental
  • Eficiencia y aprovechamiento de iluminación
  • Control de energía
  • Sistema de detección de humo
  • Alarma sísmica
  • Administración inteligente de recursos

 

En México…

 

Hace unos años todavía era inimaginable habitar un edificio inteligente, incluso tener uno a la vista, sin embargo, los tiempos han cambiado mucho, el avance tecnológico ha alcanzado a la arquitectura.

 

Actualmente, es posible observar no sólo edificios atractivos, también inteligentes y sustentables o amigables con el medio ambiente, estas construcciones ya están presentes en la Ciudad de México, y además de cumplir con sus objetivos arquitectónicos, también disminuyen el impacto ambiental.

Torre BBVA Bancomer

 

Ubicada sobre la avenida Paseo de la Reforma, se encuentra uno de los rascacielos más altos de la Ciudad de México, albergando las oficinas del banco BBVA Bancomer.

 

El edificio fue inaugurado en el 2016 bajo la firma arquitectónica de Legorreta+Legorreta en asociación con Harbour+Partners, la estructura cuenta con una Certificación Leed, un reconocimiento que se les da a las construcciones sustentables.

 

Este edificio cuenta con tecnología capaz de reducir el consumo de energía, manejo de agua residual, plantas para reciclaje y mecanismos de eficiencia energética.

 

Ayudando a que el impacto en el medio ambiente sea menor algunas edificaciones buscan la manera de ser sustentables, el edificio BBVA ha logrado disminuir un 25% el consumo de agua y un 30% de energía.

 

Torre Mayor

 

Ubicada también en Paseo de la Reforma, es considerada el edificio que inauguró la idea de sustentabilidad en los desarrollos arquitectónicos. Al igual que la Torre BBVA Bancomer, este edificio inteligente también cuenta con una certificación LEED desde el 2013.

 

Esta edificación ha logrado administrar y optimizar recursos como el agua, electricidad y seguridad estructural, pues tiene una resistencia sísmica de 98 amortiguadores, lo equivalente ha 9.0 grados en la escala de Richter.

 

Además, tiene un sistema de ventilación inteligente que se adecua a las 4 estaciones del año y lámparas ultravioleta que eliminan microrganismos nocivos para la salud humana.

Plaza Carso

 

Es un conjunto arquitectónico conformado por torres corporativas y residenciales, un centro comercial, un museo y un acuario, su ubicación se encuentra en Polanco, una de las colonias con mayor plusvalía en la Ciudad de México,

 

Este edificio inteligente cuenta con una estructura sustentable, con áreas verdes al exterior e interior de sus instalaciones, un centro de reciclaje y tratamiento de materiales, así como un sistema de captación de lluvia e iluminación de bajo consumo.

 

Hace poco también recibió la certificación LEED, por ser amigable con el medio ambiente.

 

Es impresionante cómo ha cambiado nuestro estilo de vida, las constructoras intentan adaptarse a nuestro acelerado ritmo de vida y con ello buscan la manera de no sólo facilitarnos algunas actividades, también se preocupan por el impacto que se tiene en el medio ambiente.

 

¿Vivirías en un edificio inteligente?